El Proyecto

Nuestro objetivo es ofrecer al comensal que llega a uno de nuestros restaurantes asociados, una experiencia realmente única y sorprendente. Para ello necesitamos formarnos una idea lo más exacta posible sobre los gustos y expectativas alimenticias del futuro visitante.

La forma de obtenerlo es el primer desafío que tuvimos que resolver, y no era tan simple como ofrecer un formulario y una lista de productos con un casillero contiguo para indicar me gusta mucho, poco o nada. De hecho, es mucho más complejo que eso.

Esta tarea de formarnos una idea concreta y acertada acerca de nuestro cliente, es el resultado de obtener cierta información básica y poco comprometida de parte del comensal, pero suficiente para que nuestro exclusivo y único algoritmo gastronómico la interprete, catalogue y almacene, para pasar entonces a la segunda etapa del desafío: Cruzar los datos recopilados del candidato con los de nuestra carta, mejor dicho con los productos que componen los platos de la carta del local al que asistirá.


Allí encontrara, no solo una carta o menú absolutamente personalizado, sino la atención más adecuada en función a la información que tenemos, acerca de sus hábitos y conducta como comensal en un restaurante.
Gracias a nuestro servicio, usted sabrá con anticipación si el cliente es impaciente o prefiere tomarse tiempo antes de decidirse ordenar, si le agrada el plato bien caliente o las salsas espesas, si es proclive a interactuar con los camareros o es distante para el dialogo, si prefiere un plato muy decorado y colorido o solo espera que sea muy abundante.